Monday, February 26, 2007

and the oscar goes to...



Sí, a la Vida de los Otros
Sí, a Little miss sunshine
Sí, al oscar honorífico a Ennio Morricone, (cuando sino esperaban dárselo).

Correcto el oscar a Scorsese

Reivindicación: Que pasa con los que no tenemos cable o digital plus, ya no podemos ver los resúmenes de la ceremonia! ¿Cuando piensan poner los resúmenes en Cuatro?

5 comments:

Anonymous said...

Q guai el video de Maricone!
Quin gran moment! Gràcies!
ajedrez

Anonymous said...

bien por scorscese bien por ennio!
saludos!

Hôichi said...

Es un genio, yo es que paso de pagar a prisa, si no lo quieren poner en cuatro pues tendré que joderme

besitos niña

toninicasanipasta said...

Pero mujer, me sorprende que te irrites al no poder ver semejante espectáculo decadente y vendido. Todo el mundo sabe que esto de los Oscars es un "mirarse al ombligo" que hacen las indústrias cinematográficas norteamericanas cada año, sólo para recordarnos que ellos, los americanitos (perdón, los "norteamericanitos", que sinó el resto de ciudadanos del continente se nos van a cabrear) son los que dominan el cotarro en las salas de cine. Pero aquí no se engaña a nadie, porque todos sabemos que el cine de estampa hollywoodiana, dedicado a las masas, es un negocio donde lo que menos importa es que el resultado final, la película, sea bastante decente como para conseguir un puesto de honor en nuestra videoteca. Total, la película se proyecta, los espectadores amollan como memos (5 € mínimo, que no es moco de pavo) y diez minutos después nadie se plantea el por qué o el cómo del guión o de su realización, o el trabajo de los actores. El cine de ahora, el norteamericano, es un cine que vence por fuerza bruta: tenemos cine norteamericano en las salas de cine, cine norteamericano en la televisión pública, cine norteamericano hecho a quilo en las televisiones privadas, cine norteamericano via satélite, cine norteamericano por cable y cine norteamericano por internet. Con asco me miro yo las películas que, cierta vez, me muestra un pobre hombre que pretende ganarse la vida con el pirateo, y pienso: "joder, piratear algo con más arte sí habría valido la pena. Hacer más copias de esa bazofia es desperdiciar unos DVDs". Pero hay que resignarse ante semejante avalancha de acción, sexo, explosiones, guaperas y argumentos trasnochados que inundan nuestras pantallas, porque desde la segunda guerra mundial son los amos del orbe donde vivimos. Y eso porque nadie les está parando los pies, porque estaría bien (estaría estupendo, vaya) que el cine europeo o asiático brillara lo que se merece para darles una buena lección y colocarlos donde se merecen, en el banquillo de los mediocres. Sin embargo, parece que eso tardará en ocurrir, porque aún hay gente que se desespera por no poder ver los óscars o porque su película no ha sido nominada como mejor película estrangera. Que se metan los óscars por via rectal, pero por la base de la estatuilla, oye.

Lluna de foc said...

Estoy completamente deacuerdocontigo!!!!!!!!!!!!!
Para cuando una ceremonia sin pago?